Una vez más Netflix nos ha traído otra de esas exclusivas de Marvel para que pasemos un fin de semana entero o si eres una persona más decente que nosotros una o dos semanas de disfrutar de un poco de acción con una de las partes más oscuras del MCU. Claro está que nos referimos a The Defenders o como algunas la llaman (YO) la tercera temporada de Daredevil. Por cierto, tal vez se me escape uno que otro spoiler así que lean bajo su propio riesgo.

The Defenders es el equivalente a la primera película de los Avengers que pudimos ver hace ya algunos años, el momento en que las 4 series y algunos otros Eastern eggs colisionan para traernos a la pantalla el momento en que nuestros héroes, antihéroes o guerreros místicos llorones se unen para enfrentar a un enemigo en común, en este caso a La mano, la organización criminal que desde el inicio de la serie de Daredevil figuraba como el enemigo eterno. Ahora a diferencia de las películas, las series de Netflix no han sido los mayores éxitos de Marvel y tampoco han sido un must en la lista de cosas que todo fan del MCU debe ver, de hecho hay algunas que no han tenido la mejor recepción como lo es la serie de Luke Cage o la de Iron Fist pero afortunadamente para poder entender los episodios de The Defenders se requiere de un conocimiento mínimo que resumiré aquí: Todas las series se centran en Nueva York, estos cuatro personajes no son héroes de la misma clase que Iron Man o Capitán America sino que entran en la categoría de justicieros, si comparten el mundo del MCU, de una forma u otra todos han tenido que enfrentar a la organización criminal La mano (o tendrán que hacerlo), el ser héroe no es lo máximo para estos personajes (a diferencia de cierto adolescente trepamuros) y finalmente Iron fist es un llorón.

Uno de los grandes puntos para esta serie es la participación de Sigourney Weaver (la protagonista de las películas originales de Alien) que desarrolla el papel de Antagonísta principal con un personaje creado especialmente para esta serie. Podemos destacar que en un inicio como villana es bastante buena y nos enseña que las acciones de La mano en entregas anteriores no se trataban de una organización que buscaba ser malvada solo por ser malvada sino que tiene una razón de ser y un origen más o menos lógico. También cuenta con el regreso de Daredevil que si no recuerdan bien o vieron la última temporada se encuentra retirado ya que ha perdido demasiado por jugar al justiciero y cree que tiene la oportunidad de cambiar el mundo como un abogado ciego normal.

Otro de esos momentos que a los fans nos agrada es como en esta compilación de series lograron hilar bien varios elementos como la participación de Claire Temple, una exenfermera y que al parecer tiene un imán para los héroes y sus desgracias comienzan a mostrarse en un papel un poco más activo que demuestra que el crecimiento de los personajes no es algo único de los protagonistas sino también de aquellos que conviven con ellos. Sobretodo algo que me agrada es el hecho de que la trama tiene un “final” que tiene un sabor agridulce muy acorde a la temática de esta parte del MCU.

Lamentablemente no todo es miel sobre hojuelas y hay varios puntos que se deben mencionar, entre ellos el hecho de que Iron Fist es un niño llorón (y no es un tema personal), el principal problema aquí es el hecho de que Iron fist falló desde su serie original puesto que plantean un héroe que es el máximo logro del entrenamiento impartido por los monjes de K’un-Lun y en ambas series resulta ser un personaje demasiado humano que por todo llora y tiene poco de un personaje centrado y que se conoce a sí mismo lo suficiente para hacer uso del puño del Inmortal Iron Fist, en simples palabras exageraron en el momento de humanizar al personaje. Otro de los temas a resaltar es que uno de los problemas que llegan a tener en estas series es que Marvel parece no tener bien medida la duración de las series; este es un problema que viene desde la primera temporada de Daredevil tenemos una serie con una introducción muy larga, un momento de tensión que parece terminar de una forma poco planeada y un final que parece no tener fin ni un porqué de las cosas, personajes que solo siguen actuando sin una motivación más que llegar a un desenlace de acción y efectos especiales. Finalmente, y para no quejarme más temo decir que cerca del final hay una combinación de acción y música que no fue de mi agrado ya que solo parece ser un momento muy forzado que con una banda sonora sencilla habría estado mejor lograda que con una canción tipo hiphop como intentaron hacerlo.

Para ser honesto como un fan de todo lo relacionado con los comics para mí es una buena serie para ver como la mayoría del contenido de Netflix, pero no es algo que vaya a volver a ver a menos de que en un futuro revelen que tiene elementos muy importantes para la trama de Infinity wars (que honestamente lo dudo)

¿Y ustedes que opinan? Déjennos sus comentarios y con gusto podremos discutirlo con ustedes.

Deja una respuesta

deja un comentario
Tu nombre aqui