¡Buenas tardes verdaderos creyentes! Estamos a unas semanas del estreno de Thor: Ragnarok y nosotros no podemos quedarnos de brazos cruzados, así que si nos lo permiten seremos sus guías por Asgard, Midgard y los otros 7 reinos.

En Agosto de 1962, Jack Kirby (¡quien recién habría cumplido 100 años de seguir vivo!), Stan Lee y Larry Lieber decidieron incluir a un dios nórdico en la tira “Un viaje hacia el misterio #83”. Nuestra historia comienza en Noruega con un grupo de extraterrestres provenientes de Saturno, ansiosos de conquistar la Tierra (muuuy originales), para su desgracia y por efectos de la trama, un pescador, los alcanzó a vislumbrar y compartió su historia en el pueblo, donde fue escuchado por un joven rubio con un bastón el Doctor Donald Blake, quien decidió ir a investigar.

Portada de Un viaje hacia el misterio # 83.

La curiosidad del Doctor Blake ocasionó que fuera descubierto por los invasores, por lo que se vio forzado a huir hacia una cueva, perdiendo su bastón en el camino, una vez en la cueva, sin quererlo activó una puerta secreta, y detrás de ella había un cayado, el cual decidió tomar, para reponer el perdido y para ver si podía utilizarlo como palanca con una roca, cuál fue su sorpresa que a los segundos de alzarlo, el cayado se convirtió en un martillo y él se transformó en Thor, para no hacer el cuento largo los extraterrestres fueron detenidos (obliterados) por nuestro héroe. En los siguientes números Thor detuvo a un líder comunista de seguir cometiendo masacres en un país ficticio, y fue en el número 85 de Un viaje hacia el misterio que se introduce al siempre cambiante Loki quien llevaba siglos preso en un árbol (muy al estilo de Merlín), para finalmente ser liberado inadvertidamente por Heimdall. En este número nos enteramos que la magia de Loki es nulificada por el agua…¿quién lo diría?

Izquierda: Thor. En Medio: El Ejecutor a punto de golpear a Donald Blake. Derecha: Loki confrontando a Thor y a Jane Foster.

El martillo confirió a su portador súper fuerza, súper velocidad, la capacidad de manipular, el viento, las lluvias, y los rayos, la capacidad de lanzar el martillo y recuperarlo (esto de vital importancia ya que si el martillo y Thor estaban separados por más de 60 segundos, Thor volvía a convertirse en Donald Blake) y un conocimiento innato de lucha y artes marciales, reconocimiento de magia y de otras deidades nórdicas…esto último parecía todo un misterio.

“Quien sea que sostenga este martillo, si es digno, poseerá el poder de…Thor”

No fue hasta Thor #159 que todas las preguntas fueron resueltas por Odín, quien le mostró a Thor em…Donald, como fue el mismo Thor quien durante su juventud rompió una tregua entre los Gigantes y los Asgardianos, y que más adelante iba de lugar en lugar originando conflictos, Odín disgustado, mandó a su hijo a la Tierra, donde tenía que aprender humildad (hasta este punto suena bastante parecida la primera película), y que mejor modo de hacerlo, que con una discapacidad, y sirviendo a los enfermos… y así fue como nació nuestro héroe.

Thor y Odín.

¡Nos leemos la próxima semana!

¡Excélsior!

Deja una respuesta

deja un comentario
Tu nombre aqui