Lo prometido es deuda, hemos tenido que realizar este gran sacrificio de hacer un maratón de Stranger Things y traerles la reseña de la segunda temporada de este original de Netflx. No está por demás decir que este artículo está plagado de spoilers así que, Spoiler Alert!!!

 

Spoilers!!

Spoilers!!

 

No sabemos que es, si la gran selección músical o los tonos y estilos de los 80’s que nos recuerdan a esas películas que ponían una y otra vez los domingos por la mañana tipo Ferry’s day of o los años maravillosos o Donnie Darko (para los fans de las películas de culto) pero esta seríe es mágica (Y si me declaro fanboy de la serie en este instante).

En fin, ha pasado un año y unos meses y el pequeño pueblo de Hawkings ha dejado atrás el desastre del niño que se perdió en el bosque por una semana y si no lo entienden pues está es la forma en la que explicamos la desaparición de Will, todo bastante bien planeado por el gobierno y las familias de los afectados que creen que todo se trató de un caso de espionaje ruso.

Mientras que nuestros personajes intentan tener una vida normal visitando el Arcade o disfrutando de ir a pedir dulces durante Halloween pero se verán afectados por las secuelas del Upside Down que siguen a un más retraído Will . Por otro lado veremos un poco más de protagonismo de parte de Lucas y Dustin que volverán a poner a prueba su amistad por culpa de la más nueva miembro del cast, Max y el pequeño Dart (o no tan pequeño).

En una escena un poco más romántica veremos el futuro de la relación de Nancy y Steve y el buen wey Jonathan Byers que buscarán darle un poco de paz a los padres de Barb a quien vimos ppor última vez como un cadáver en el Upside Down.

Y como todos lo esperan le podemos decir que Hopper el policía tomará un rol mucho mucho más importante y sobretodo nos dará una buena idea de qué pasa con la misteriosa desaparición de El o Eleven.

Después de extenuantes 9 horas podemos decir que la espera valió la pena en serio, la trama comienza un poco lenta puesto que van debelando poco como es que nuestros personajes han lidiado con los traumas que sufrieron durante el año anterior y como es que los desaparecidos reaparición, como los niños dejan de ser niños y como las parejas con el tiempo pueden perder la magia, todo esto con una trama que se basa en las horrible vida del pequeño Will a quien podríamos comparar con Eugene Horowitz de Hey Arnold!. Poco a poco fuimos iremos viendo como es que Will no logro librarse de los rastros del Upside Down y que el Demigorgon con el que pasamos miedos y estrés toda la primera temporada no significan nada contra lo que veremos en esta temporada, que entenderán claramente si ven a la cosa extraña obscura estilo monstruo de la película The Myst basada en el libro de Stephen King o más classy como algún primigenio de la mitología Lovecraftiana.

Conforme vemos este cierto desarrollo e la pesadilla que se vive en Hawkings, podremos tener una pequeña aventura de auto descubrimiento por parte de El que buscará a su madre y se enterará que si tiene el número once tatuado en su muñeca es porque hubo más de un sujeto de pruebas, que se puede considerar parte de su familia lo que la hará encontrarse con un cambio de actitud y look mucho más hardcore y ad hoc para la badass que realmente es.

En un ambiente un poco más de relleno podremos ver un poco de la evolución del personaje de Winona Rydery como está buscando una vida más con el inmortal Samwise Gamgee o como lo conoceremos aquí el superhéroe Bob, quien nos enseñará lo que es ser el héroe del momento y nos hará olvidar a la poco útil Barb.

En fin con bastantes sorpresas, un nuevo Bully, un nuevo ñoño, una nueva chica que rompe con el equilibrio de nuestros personajes y un nuevo catálogo de aventuras y riesgos podemos decir que es una temporada muy pero muy completa y que nos hace esperar un año más para ver una tercera temporada que sin problemas tendrá millones de personas esperándola, ahora me atrevo a decir esto porque el final de temporada aunque deja un cierre muy satisfactorio a la historia que seguimos igual abre la puerta de una forma muy obvia a dos tramas, una muy personal en cuanto El y otra en cuanto a lo que representa el Upside Down como un plano que básicamente convive con nuestro plano de forma obligatoria.

La verdad no puse tantos spoilers, creo. Solo puedo decir que no desperdicié mi tiempo porque realmente me agrado la temporada por muchos elementos, el cast que es genial desde el inicio, la música y ambientación de la serie, la historia que logra evolucionar muy bien y los guiños a cultura de horror tipo Stephen King con guiños hacia grandes clásicos como IT, Terminator, Ghostbuster, The myst y muchos otros, así que si tienen tiempo denle chance a un gran maratón o si son gente un poco más decente que yo pueden dedicarle unas semanas para estos grandiosos 9 episodios (Que también vienen acompañados de un especial con algunos miembros del cast y del equipo de dirección y producción que nos cuentan sus aventuras para crear tan buena serie).

Deja una respuesta

deja un comentario
Tu nombre aqui