No es ningún secreto que Universal y Nintendo han estado de novios los últimos meses, después de todo, fue a ellos y no a Disney a quienes les encargaron la creación de su parque de diversiones, el cual espera entrar en funcionamiento para algún momento de 2020, pero su noviazgo no termina allí, ya que al parecer están a un par de firmas de cerrar un contrato para la realización de una película animada de Super Mario Bros… y no se cómo sentirme al respecto.

La primera preocupación es que a Universal le pertenece Ilumination Entertainment, y lo más probable es que ellos fuesen los encargados de la adaptación, por si no lo sabes, Ilumination son los encargados de traernos películas como Mi villano favorito, Minions, y Sing: ¡ven y canta! Que si bien es cierto no son malas películas como tal, dejan mucho que desear en cuestión de narrativa y calidad, aunque siendo optimistas, son un mejor candidato que Sony Pictures Animation (Los pitufos, Emoji: la película), que era la opción anterior, entonces al menos en cuanto al estudio, podríamos estar peor.

La segunda preocupación es pensar que es una película basada en videojuegos, y en uno con tan poca historia como Super Mario Bros, al final del día, suena difícil llenar 90 minutos de historia con el simple “la princesa ha sido secuestrada por Bowser y Mario debe de ir a rescatarla” así que tendremos que ver como están pensando llenar este tiempo, en mi opinión personal, un acercamiento como el de Super Mario Odyssey sería lo ideal, en donde Bowser trata de casarse con Peach y viaja alrededor de mundos buscando las mejores cosas para su boda, también me entusiasmaría ver una historia con el estilo de los Paper Mario, aunque aquello lo considero un poco más complicado.

La tercer preocupación es como van a contar dicha historia, después de todo, sabemos que Mario rara vez habla, y suelen ser frases inconexas, no dudo que se pueda contar una historia con personajes de pocas palabras (al final del día los mismos Minions hacen eso, y en cierto grado son exitosos en dicho aspecto) pero el hecho de que tu protagonista no hable tanto, y que básicamente sea una hoja en blanco en cuanto a personalidad, hacen que la tarea de plantearlo en un medio no interactivo sea un verdadero problema, a todo esto, la única decisión que en verdad espero tome Universal, es la de dejar a Charles Martinet ser la voz de Mario en esta película, no creo que absolutamente nadie más pueda realizar el papel.

Pero no todo son malas noticias, hay razones para esperar que la película de Mario Bros sea un producto de calidad, o al menos un mejor producto que la surreal cinta que obtuvimos en 1993.

Esta película tiene demasiados problemas, eso no tengo ninguna duda, pero si tuviera que quedarme con uno, es que la película no entiende quien es Mario, no entiende a sus personajes, ni a su universo, y no la culpo, para cuando salió, Mario Bros llevaba existiendo 10 años, y había pasado por una buena cantidad de estilos y mundos diferentes, ni siquiera Mario se entendía bien a si mismo, pero eso ha cambiado, han pasado casi 25 años y nuestro plomero favorito ha evolucionado, ha generado una estética y una identidad visual muy bien establecidas, y las ha vuelto una marca reconocible en todo el mundo, hoy en día es mucho más complicado no entender quien es Mario.

Al final del día, me encuentro un tanto optimista acerca de este proyecto, Nintendo tiene sus ojos bien puestos en lo que Universal haga con su Marca, y Miyamoto probablemente sea productor de la película, lo único que falta es un director que en verdad entienda que es lo que hace a Mario tan especial, que sepa de su historia, y sobre todo, que sea un fan, un fan que haga una carta de amor para Mario en forma de película ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

deja un comentario
Tu nombre aqui