No es necesario dar una alerta de spoilers ya que estos eventos acontecieron hace años y casi todos los encuentran en un buen libro.

Hace 79 años una persona demente decidió que era hora de apoderarse del mundo, y de eliminar a todas las personas que no estuvieran de acuerdo con su forma de pensar o que sencillamente no encajaran con su modelo de ser humano, en poco menos de un año este hombre tuvo a toda la Europa Occidental bajo su yugo…hasta que una serie de circunstancias llevaron a cierto Inglés al poder, su nombre era Winston Leonard Spencer Churchill, y la película de la que hablaremos narra la historia de sus 3 primeras semanas como primer ministro de Reino Unido.

Izquierda: Winston Churchill. Derecha: Adolf Hitler.

La Fecha es Mayo de 1940, Inglaterra se encuentra en crisis, y bajo el pobre Liderazgo del Primer Ministro Neville Chamberlain, por lo que el parlamento decidió destituirlo de su puesto, y solo aceptaron a Churchill como sustituto. Muchas personas dudan de que el sea el hombre adecuado para el trabajo, incluido el mismo Churchill, debido a su carácter y una derrota sufrida en la primera Guerra Mundial. Con el apoyo de su esposa Clementine, y de su secretaria Layton Winston avanzó gradualmente, hasta que su cómite de Guerra intentó destituirlo, debido a la creencia popular de que Inglaterra podría entrar en negociaciones con Alemania y a la renuencia de Churchill a hacerlo.

Izquierda: Elizabeth Layton interpretada por Lily James. Derecha: Neville Chamberlain interpretado por Ronald Pickup.

Con el paso de los días Churchill se dió cuenta que la situación era desesperada, prácticamente todo el ejército inglés se encontraba sitiado en Francia, por lo que tomó la difícil decisión de sacrificar a 4000 hombres para rescatar a los demás comenzando con la operación Dynamo, que consistió en utilizar barcos civiles para evacuar a las tropas. Abatido Churchill decidió comenzar las pláticas de paz, hasta que el Rey Jorge decidió hablar con él y decirle que contaba con el apoyo de la corona, aún con dudas, Churchill decidió tomar un baño de pueblo, y es donde se dió cuenta que ningún Británico estaba dispuesto a morir sin luchar por su patria, por lo que decidió seguir adelante con la guerra, y lo demás es historia, basta decir que sin la resistencia Británica, nosotros no habríamos escrito esto, y ustedes no lo estarían leyendo.

Churchill entre su pueblo.

Lo primero que hay que resaltar de este largometraje es que no es nuestra típica película de Guerra, no se ve ni un solo disparo en toda ella, más bien la película nos da un enfoque en la complejidad de la persona de ese mítico primer ministro, y no pudieron elegir a un mejor actor para hacerlo, Gary Oldman actua de una manera soberbia, casi olvidamos por completo que es él, en su interpretación captura bastante bien el estrés y el conflicto emocional de un hombre que lidia con el peso del mundo occidental en sus hombros, el mismo Oldman dice que se ganó una gastritis de campeonato debido a las protesis que tuvo que usar, y al consumo crónico de tabaco y alcohol. Otro aspecto digno de resaltar es la participación de Lily James y de Kristin Scott Thomas, quienes interpretan a la secretaria y esposa de Churchill, quienes no solo le aconsejan, sino que también lo aterrizan y le recuerdan la importancia de su cargo y de él hombre promedio. Por último, la película efectivamente nos transporta al ambiente de Londres en 1940, puedes sentir la angustia y desesperación en el aire, y al final un toque de desafío y esperanza.

Churchill en junta con los ministros.

La película está nominada para 6 premios de la Academia (Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Diseño de Producción, Mejor Cinematografía, Mejor Maquillaje y Mejor Diseño de Vestuario) y nosotros creemos que al menos está película es digna de 3 de ellos, por lo que Mad Men In a Box le da 4 cajas y media, pero no nos crean vayan a verla y cuéntenos su opinión.

Clementine (Kristin Scott Thomas) y Winston (Oldman) comparten un momento de tranquilidad en medio de la tormenta.

Deja una respuesta

deja un comentario
Tu nombre aqui